Análisis de Ciclo de Vida

El equipo de diseño de LEED debe considerar los impactos ambientales creados desde el diseño hasta el fin de vida de una edificación con una base científica y para esto existe el análisis de ciclo de vida, que es una herramienta de diseño que investiga y evalúa los impactos ambientales que posee un producto durante cada una de las etapas de su vida útil.

El ACV (Análisis de Ciclo de Vida) de un producto usualmente lo hacen los fabricantes  a través de un experto para conocer los impactos que tiene su producto desde la extracción hasta el fin de su vida útil (de la cuna a la tumba), incluyendo transporte, uso de energía, uso de agua y otros recursos siendo éste una línea base para la mejora continua de su producto. Mientras que el ACV de todo un edificio involucra trabajo colaborativo de varios expertos como arquitectos, contratistas fabricantes, proveedores, etc.   así como el mismo consultor de ciclo de vida para optimizar los materiales que compondrán el edificio y sus impactos ambientales. Cuando se lleva a cabo desde el inicio del proyecto ayuda a la disminución de impactos ambientales que pudieran generarse durante la construcción. LEED requiere se analicen 6 impactos ambientales los cuales se explican brevemente:

  1. Potencial de calentamiento global: Manera de medir dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático.
  2. Potencial de acidificación: Medida de compuestos ácidos emitidos al aire que pueden caer a la tierra, contribuyendo a la acidificación de la misma y de los sistemas acuáticos afectando los ecosistemas.
  3. Potencial de eutrofización: Medida de emisiones de nitrógeno y fósforo que al estar presente en agua o suelo agota el oxígeno presente destruyendo el ecosistema.
  4. Potencial de agotamiento de capa de ozono estratosférico: Medida en la que algunos gases como clorofluorocarbonos o halógeno que pueden degradar la capa de Ozono
  5. Potencial de formación de ozono troposférico (smog): Cantidad de smog u ozono a nivel de tierra que crea reacciones químicas contaminando el aire.
  6. Potencial de agotamiento de recursos energéticos no renovables: Cantidad de energía que usa y degrada recursos no renovables como combustibles fósiles, carbón, gas natural o energía nuclear.

Como herramienta de diseño, el ACV puede determinarse desde el diseño esquemático. Los tipos de ACV utilizados por los arquitectos y diseñadores son cuatro principales y en cada uno la unidad funcional y objeto de estudio será diferente.

  1. Comparar ACV de dos productos (aislante en espuma vs aislante de roca mineral).
  2. Materiales múltiples o ensamblajes (ventana tipo A vs ventana tipo B).
  3. Opciones de diseño (sistema constructivo tipo A vs sistema constructivo tipo B).
  4. ACV de todo el edificio (toda la envolvente con material tipo A vs toda la envolvente con material tipo B o fachada tipo A vs fachada tipo B).

El ACV es una nueva práctica en diseño e irá evolucionando con el tiempo, las recomendaciones en su uso son:

  • Úsalo desde el inicio, cuando el proyecto está en la fase de diseño.
  • No la uses solo una vez, utiliza el ACV durante todas las etapas de diseño y hasta la construcción.
  • Combina varias estrategias para obtener mejores resultados como complementar el ACV con modelado energético.
  • Confirma que has capturado toda la información y que la información esté adaptada al lugar en dónde vives, no es lo mismo hacer un ACV en México con datos mexicanos a un ACV en Alemania con datos alemanes.
  • Verifica que tu grado de incertidumbre sea menor usando datos de la región o similares.
  • Analiza primero la estructura, pero no te olvides de los demás componentes de tu edificio.
  • Contrata a un experto de ACV para realizar tu estudio y sea revisado por terceros.

Curso:  LEED v4 Credit Tutorials: Materials & Resources (BD+C/ID+C)