Living Future 2019

En la primera semana de mayo del 2019, se llevó a cabo en la ciudad de Seattle en el estado de Washington, la edición número 13 del congreso Living Future. Promovido por el International Living Future Institute, el congreso, del mismo nombre, está enfocado a promover e inspirar a los líderes de la industria que buscan transformar los espacios a través de la implementación de estrategias que no sólo minimizan el impacto negativo de la construcción, si no que busca regenerar. 

Es la primera vez que asisto a este congreso, y tengo que aceptar que no sabía qué esperar. Sí sabía que la certificación de Living Building Challenge es como hacer LEED pero en esteroides. Es decir, si hacer LEED hoy en México y América Latina nos parece un reto, Living Building Challenge parece ser para los locos, para los ambientalistas de hueso colorado, para acabar pronto, como los veganos si tuviéramos que compararlo con nuestros hábitos alimenticios.

Durante los 5 días que duró el congreso, (dos de talleres y tres más de conferencias), se puso a prueba mi compromiso con la sustentabilidad. Tienen que entender, que yo como ingeniera honoraria, mi experiencia principal es en ingenierías, en eficiencia energética, en lograr objetivos, en cálculos térmicos, en CFM’s. Y me enfrenté a un grupo de personas (aproximadamente 1,200), que si bien tenían los mismos antecedentes que yo, acuden año con año a este congreso a encontrar inspiración.

Una de las premisas básicas que se discutió en esta conferencia es: Las personas no se preocupan por el medio ambiente a menos que se preocupen por sí mismas. Y en este sentido, la conferencia integra no solamente sesiones referentes a Net Positive para agua y energía, y materiales saludables, y economía circular, también incluye sesiones sobre la importancia de tener buenos mentores (en la cual participó Alicia Silva, nuestra directora y fundadora), sesiones sobre Colaboración Transformativa, y cómo promover las relaciones dentro de los equipos de trabajo, armonía y vulnerabilidad. 

Participaron activistas, como Jamie Margolin que a sus 17 años ha inspirado a miles de jóvenes y liderado marchas masivas a favor del medio ambiente, exhortándonos a tomar acción, “regañándonos” porque ella a sus 17 años, a una semana de presentar exámenes finales, en lugar de estar estudiando venía a pararse enfrente de nosotros a pedir ayuda para las siguientes generaciones. 

La cosa es que la sustentabilidad se basa en tres pilares: People Planet Profit, (Sociedad, Ecología y Economía), pero parece ser que muchas veces la parte de economía pesa más, y le sigue ahora (afortunadamente) el medio ambiente, pero nos hemos olvidado de la parte de personas, y no hablo de la transformación de la comunidad entera, hablo de principios básicos de querernos, de cuidarnos, de nuestra salud mental, de reírnos, de dormir bien, de comer con gusto, de relacionarnos con los otros, de tener empatía, de querer. 

Nuestros ritmos de vida nos han hecho desconectarnos, ya no imaginamos, ya no soñamos, hemos perdido la mentalidad de crecimiento de que se puede más, de que se puede mejor. Necesitamos recuperarlo, necesitamos pensar en qué es posible, necesitamos ser proactivos, necesitamos cambiar nuestros hábitos. Siempre parece imposible hasta que lo hacemos.  Pero sobre todo, y en las palabras de Mary Robbinson, ex primera ministra de Irlanda, “Sobre todo, necesitamos tener esperanza”. 

Regreso de Living Future renovada, re-inspirada, y con ganas de hacer más. Si tienen oportunidad de asistir en el futuro, lo recomiendo ampliamente. 

Alicia Silva, Directora y Fundadora de Revitaliza Consultores, e Ignacio Furniés, Consultor Senior y experto en Modelado Energético son embajadores de Living Future en México. Para más información sobre la certificación Living Building Challenge, escríbenos a info@revitalizaconsultores.com